Los retos de la traducción jurídica

Los retos de la traducción jurídica

Los retos de la traducción jurídica

En un mundo donde la globalización es un hecho y la circulación de personas entre distintos países es cada vez más notable, la traducción jurídica en una multitud de idiomas de documentos tales como declaraciones fiscales, escrituras públicas o poderes notariales se hace fundamental.

Al igual que ocurre con otros tipos de traducción, la traducción jurídica requiere sustituir el contenido del idioma original en un idioma meta, dando como resultado un texto que parezca que se ha redactado originalmente en ese idioma. A esto se suma que la traducción jurídica requiere también contar con unos conocimientos especializados en derecho de los dos idiomas con los que se trabaja. Por tanto, entendemos por traducción jurídica, un proceso que no solo requiere contar con la adecuada capacidad lingüístico sino también con la sensibilización cultural y legal. Estos requisitos posan una serie de desafíos al traductor jurídico y es por ello, que, en esta entrada del blog, voy a pasar a señalarlos, haciendo hincapié en los casos de España y de Reino Unido, así como la posible forma de hacerles frente.

En primer lugar, a la hora de realizar una traducción jurídica, es fundamental tener en cuenta el contexto en el que se enmarca el documento legal original, ya que cada país cuenta con un sistema jurídico propio. Esto posa el primer desafío al que el traductor debe hacer frente. A continuación, se describen algunos sistemas jurídicos con los que un traductor puede toparse actualmente al traducir un texto jurídico y que nos da cuenta de la multitud de sistemas jurídicos existentes:

  • Derecho continental (en inglés Civil Law): es el sistema jurídico más extendido del mundo y que deriva del derecho romano. Hoy en día, es el sistema jurídico empleado en muchos países europeos.
  • Derecho anglosajón (en inglés Common Law): los precedentes legales de este sistema son reglas y reglamentos establecidos por jueces. Como su propio nombre indica, es el sistema jurídico de tales países anglófonos como Reino Unido o Australia.
  • Derecho religioso: se trata de un sistema jurídico basado en escrituras relevadas o creencias. El sistema más conocido hoy día que se basa en el derecho religioso es el derecho islámico, encontrado en gran parte de Oriente Medio.
  • Derecho mixto: en muchas ocasiones encontramos casos en los que el sistema jurídico empleado no se enmarca en uno solo, sino que toma elementos de varios sistemas jurídicos existentes. Podemos poner el caso de España que, aunque adopta un sistema jurídico de derecho continental en lo que respecta al país entero, tal y como establece la Constitución, cada comunidad autónoma cuenta con la capacidad de instituir leyes mediante sus propios parlamentos. De igual forma, también cabe destacar los sistemas jurídicos propios que presentan algunas organizaciones internacionales tales como la Corte Penal Internacional, el cual no se enmarca dentro de ninguno de los sistemas jurídicos conocidos. Esto aumenta las dificultades a las que debe hacer frente un traductor.

En este breve análisis de algunos de los sistemas jurídicos con los que un traductor puede toparse, se puede ver claramente las diferencias que podrían surgir a la hora de traducir un texto que conlleva la transposición de un sistema jurídico a otro. Esto se puede ver reflejado tanto en el formato de estos documentos, así como en el contenido de estos documentos.

Otro desafío que posa la traducción de estos documentos son los términos empleados. Cabe destacar los artículos escritos por Rebecca Jowers titulados “Aciertos y desafíos en la traducción jurídica español-inglés” y “Trampas en la traducción del español jurídico (Aspectos lingüísticos)”, los cuales tratan de algunos de los problemas lingüísticos que se encuentran a la hora de realizar una traducción jurídica inglés-español, así como de las trampas que presentan: falsos amigos, polisemia, términos legales muy especializados, etc. Traductores jurados Itrad ofrece una servicio de traducción jurídica de gran calidad al contar con un equipo de traductores especializados y con gran experiencia en una variedad de idiomas. Además, contamos con un equipo de traductores jurados para certificar sus documentos legales. Si está interesado, no dude en ponerse en contacto con nosotros por correo electrónico a info@itrad.es o por teléfono a cualquiera de nuestras oficinas. En nuestra página web podrá encontrar los números de contacto, así como información acerca de los servicios que ofrecemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *