TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA

¿REALMENTE VA A SUSTITUIR EL PAPEL DE LOS TRADUCTORES?

En un mundo cada vez más globalizado, las nuevas tecnologías pueden parecer una amenaza para algunos trabajos, como la traducción automática en el caso de la traducción. En la sociedad actual nos encontramos cada vez con más situaciones plurilingües en las que es necesaria la comunicación entre personas de diferentes idiomas, y traducir resulta imprescindible en el caso de intercambios comerciales, contratos internacionales, extranjería… En los últimos años, la mejora de los sistemas de traducción automática ha causado controversia, puesto que algunas personas ven peligrar el sector de la traducción humana.

Pero, ¿en qué se diferencia una traducción automática de una traducción humana? A la hora de realizar una traducción, muchas personas se preguntan si es necesario contratar a un profesional o si pueden realizar su traducción con un traductor automático. Aunque los sistemas de traducción automática han ido mejorando y cada vez se basan más en el contexto en lugar de en palabras aisladas, lo cierto es que hay una serie de aptitudes y competencias que una máquina, por el momento, no tiene.

Un traductor profesional, además de conocer el idioma en profundidad, es capaz de reconocer palabras ambiguas, dobles sentidos, referencias culturales, jerga… no se fija solo en las palabras de un texto, sino en el mensaje completo que transmite y en la intención de la traducción. Además, son capaces de adaptar el texto teniendo en cuenta el receptor final, y corregir los posibles errores que aparezcan en el texto original sin reproducirlos en la traducción. En cuanto a las traducciones especializadas, la mayoría de términos tienen un significado exclusivo en ese campo que un traductor automático no identificará, mientras que el traductor profesional podrá elegir un término específico según el tipo de texto y las instrucciones del cliente. Otro punto muy importante es el de la revisión, ya que los traductores profesionales llevan a cabo este proceso para detectar y corregir posibles errores gramaticales, de contenido o de estilo y posibles inconsistencias a lo largo del texto, garantizando así la calidad final del texto traducido.

Por lo tanto, si bien la traducción automática es una alternativa válida y útil en algunos casos, como en los que se necesitan traducciones de calidad media, en poco tiempo y con poco presupuesto, es evidente que el factor humano difícilmente se podrá transferir a una máquina. Tanto es así, que para presentar documentos oficiales normalmente se requieren traducciones juradas, en las que un traductor jurado debe certificar que el contenido de la traducción es exactamente el mismo que el del documento original.

En Traductores Jurados Itrad nos acogemos a la normativa de calidad ISO 9001:2015 e ISO 17100, lo que significa que nuestras traducciones se revisan meticulosamente antes de entregarlas al cliente. Además, nuestros traductores jurados han obtenido la acreditación del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. No dude en enviarnos sus documentos a info@itrad.es y le daremos presupuesto sin compromiso. Para más información, visite nuestra página web https://traductoresjuradositrad.com/.

Puedes visitar nuestro facebook y nuestro instagram para mantenerte al día con las novedades.

shares
Abrir chat
Compártenos tu documento