TRADUCCIÓN JURADA DE DOCUMENTOS DE LA RENTA

TRADUCCIÓN JURADA DE DOCUMENTOS DE LA RENTA

TRADUCCIÓN JURADA DE DOCUMENTOS DE LA RENTA

La traducción jurada de documentos de la renta suele ser habitual en esta sociedad globalizada. Los demandantes de este tipo de traducciones más habituales son ciudadanos que trabajan en un país pero tributan en otro. Sin embargo, una traducción jurada de documentos de la renta también es necesaria en otras ocasiones como por ejemplo, cuando se recibe una herencia de un familiar de otro país.

¿Qué tipos de documentos suelen traducirse?

El documento estrella en las traducciones juradas de documentos de la renta es la declaración de estar al corriente de pago de las obligaciones tributarias con la Agencia Tributaria o el Estado.

Otro de los documentos más habituales es la declaración de la renta. La declaración de la renta, también conocida como IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) es un impuesto anual proporcional a los ingresos o rentas netas que los ciudadanos han de pagar al Estado. La declaración de la renta la hacen las personas físicas, es decir cada persona individualmente.

Sin embargo, también suelen ser habituales las declaraciones del impuesto sobre sociedades, que vendría a ser lo mismo que el IRPF pero en vez de ser las personas individualmente las que se responsabilizan de este impuesto, lo hacen las empresas.

En el caso de recibir una herencia extranjera, necesitaríamos una traducción de una declaración del impuesto de sucesiones.

Por último, es necesario mencionar las declaraciones censales, de residencia fiscal y la autoliquidación del IVA porque también suelen ser habituales en el campo de la traducción jurada de documentos de la renta.

¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir una traducción jurada de documentos de la renta?

En primer lugar, como el título bien indica, es necesario que la traducción esté jurada. Es decir, es necesario que esté firmada por un traductor jurado que verifique la autenticidad y veracidad de lo que aparece en el documento traducido.

En segundo lugar, es importante cuidar la terminología que ha de ser precisa y concisa dentro del campo laboral y fiscal.

Por último, es importante tener en cuenta los plazos exigidos para entregar estos documentos. Si las traducciones se realizan fuera de plazo, su validez será nula.

Y esto es todo, como conclusión citamos a Traductores Jurado «La necesidad de contar con una traducción jurada es más habitual de lo que parece». No os sorprendáis si dentro de este ámbito encontráis facturas u otros documentos más cotidianos, dependiendo de su función también requerirán de una traducción jurada.

Esperamos que nuestro artículo sobre traducción jurada de documentos de la renta te haya resultado interesante. Puedes visitarnos en nuestra web para más información. ¡Hasta pronto!

Abrir chat
Compártenos tu documento