TRADUCCIÓN JURADA DEL CONVENIO REGULADOR

TRADUCCIÓN JURADA DEL CONVENIO REGULADOR

TRADUCCIÓN JURADA DEL CONVENIO REGULADOR

Un procedimiento de separación o divorcio de mutuo acuerdo implica necesariamente la presentación de un convenio regulador. Por ello, si se encuentra inmerso en un proceso integrado por elementos internacionales, es necesario que un traductor jurado acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) proporcione una traducción jurada del convenio.

El código civil atribuye a los cónyuges la facultad de regular los efectos derivados de su separación o divorcio. Con este fin, se elabora un convenio regulador que deberá ser aprobado por el Juez o el Notario para así salvaguardar los derechos de los cónyuges y el interés y derechos de los menores. Por lo tanto, un convenio regulador es un documento en el que aquellas parejas inmersas en un proceso de divorcio estipulan de mutuo acuerdo todas las condiciones relativas a su separación, ya sea temporal o definitiva.

Pero, ¿qué se incluye exactamente en un convenio regulador?

El contenido de un convenio regulador varía según los casos. Sin embargo, tal y como recoge el artículo 90 del Código Civil, el contenido mínimo de un convenio regulador debe ser el siguiente:

  • Respecto a los hijos: aspectos referentes a la patria potestad de los hijos menores del matrimonio, la guardia y custodia de los mismos, el cuidado de los niños, así como la distribución de las visitas.
  • Respecto al patrimonio común: contribución y distribución de las cargas del matrimonio y, de ser necesario, la liquidación del régimen económico matrimonial. Del mismo modo, dado que el domicilio conyugal suele ser el bien más valioso, la atribución del uso de la vivienda es uno de los aspectos que acarrean una mayor trascendencia.
  • Respecto a otros efectos económicos: todas las cuestiones relacionadas con la pensión compensatoria y la pensión de alimentos. Por último, se procederá a la liquidación del régimen económico matrimonial (por lo general, si los cónyuges tienen un régimen de gananciales, se disolverá y liquidará esta sociedad, repartiendo los bienes a uno u otro de los cónyuges.

A pesar de que el convenio regulador tiene una naturaleza contractual, es necesario su validación judicial para proporcionarle eficacia jurídica. Así, una vez se haya redactado el convenio regulador, deberá llevarse ante un juez o notario que se encargará de aprobar el documento. No obstante, en los casos en los casos de documentos redactados en una lengua extranjera, esto no será posible si no se presenta una traducción de un traductor jurado que se encargue de avalar que dicha traducción es un fiel reflejo del original. La traducción jurada del convenio regulador debe ser realizada por un traductor jurado con conocimientos jurídicos y experiencia en la materia ya que cualquier falso sentido o incorrección puede provocar un malentendido ante las autoridades contrario a la voluntad de las partes. En Traductores Jurados iTrad normalmente solicitan la traducción jurada de convenios reguladores a ruso, inglés, francés principalmente, contamos con un amplio equipo de traductores jurados en todos los idiomas.

Contacta con nosotros a través de nuestro correo electrónico info@itrad.es o llamando al 662 956 953.

Puede contactar con nosotros para realizar la traducción jurada de su convenio regulador en info@itrad.es o visitar nuestra web www.traductoresjuradositrad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares