TRADUCCIÓN JURADA DE UNA PATENTE

TRADUCCIÓN JURADA DE UNA PATENTE

TRADUCCIÓN JURADA DE UNA PATENTE

Hoy vamos a analizar en qué consiste la traducción jurada de una patente. Trataremos qué es una patente y para qué se puede requerir su traducción, en especial, una traducción jurada.

Una patente es un documento que establece el derecho de una persona física o jurídica de utilizar una invención de forma exclusiva. De esta manera, una patente impide a otros fabricar, vender y utilizar esa invención sin el consentimiento del titular. La invención de la patente puede ser: un aparato nuevo, un producto nuevo o incluso un perfeccionamiento o mejora de esos aparatos o productos. Podríamos decir que una patente es entonces un documento que limita el uso de un bien al titular de dicha patente. Dejamos a continuación la página de la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas) para consultar más información sobre las patentes: http://www.oepm.es/es/index.html

Una vez claro el concepto de patente, cabe preguntarse para qué se puede requerir la traducción jurada de una patente. Las patentes registradas en la OEPM tienen validez, en principio, en el territorio nacional. Sin embargo, hay casos previstos en tratados internacionales o de la Unión Europea en los que se podría reconocer la patente en diferentes países. En estos casos, para que otros países respeten esa exclusividad de la patente, es necesaria la traducción jurada de la patente. Es importante que otros países y sus autoridades correspondientes cuenten con la traducción de la patente para que puedan entenderla e incorporarla. De no disponer de la traducción jurada de la patente, podría no respetarse esta exclusividad, es decir, la razón de ser de la propia patente.

Una patente pretende reconocer el mérito al inventor del producto, aparato o funcionamiento. Una patente es un título de propiedad industrial para que, si por ejemplo una persona ha inventado un nuevo aparato, esta pueda conseguir una serie de ingresos con dicho aparato, ya sea por medio de su utilización exclusiva o de la venta de dicha exclusividad. La traducción jurada de una patente permite mantener este derecho y reconocimiento. Si hay una patente que, ya sea por su trascendencia, ámbito o cualquier motivo, ha de respetarse en el territorio internacional, la traducción jurada es un medio para mantener este reconocimiento a nivel internacional. Sin la traducción jurada de la patente, es imposible una cooperación internacional para garantizar al titular el derecho de exclusividad que le corresponde.

Podríamos afirmar que la traducción jurada de una patente es también una inversión. Un cliente contrata la traducción jurada de una patente para asegurarse la comercialización exclusiva de un producto, aparato o funcionamiento y poder así ganar una serie de ingresos por medio de esa exclusividad y la libre competencia que implica la patente durante un período de tiempo.

Por todo ello, nosotros recomendamos realizar siempre la traducción jurada de una patente para que el cliente pueda estar seguro de que se respeta el uso exclusivo de su bien. Es importante recordar que la traducción jurada de una patente es un medio para garantizar el cumplimiento de un derecho.

Si precisa la traducción jurada de una patente, acuda a traductores jurados Itrad. Nuestro equipo de traductores está altamente especializado en la traducción de patentes y en traducción jurada. Todos nuestros traductores cuentan con la formación adecuada en traducción y son expertos en sus ámbitos de trabajo, por lo que garantizamos que la traducción jurada de su patente tendrá una máxima calidad. Mándenos su patente a  info@itrad.es y, en tan solo unas horas, le daremos presupuesto sin compromiso.

Para más información, consulte nuestra página web https://traductoresjuradositrad.com/

shares
Abrir chat
Compártenos tu documento