¿QUÉ ES LA APOSTILLA DE LA HAYA Y CUANDO SE NECESITA?

¿QUÉ ES LA APOSTILLA DE LA HAYA Y CUANDO SE NECESITA?

¿QUÉ ES LA APOSTILLA DE LA HAYA Y CUANDO SE NECESITA?

El trámite de apostilla consiste en un sello especial que se coloca sobre un documento público o una prolongación de este, que certifica la autenticad de los documentos que sean expedidos por los países firmantes del XII Convenio de La Haya de 5 de octubre de 1961. De esta forma, los documentos que sean emitidos por uno de estos países firmantes deberán ser reconocidos por cualquier otro país del Convenio sin que sea necesario realizar otro tipo de autenticación, además de contar con plena eficacia jurídica en dicho país receptor. A día de hoy, la mayoría de los países occidentales se han suscrito al Convenio de La Haya. Para aquellos países que no formen parte de este Convenio, en lo que respecta a la autenticación de documentos, deberá emplearse la legalización consular.

¿Cuándo se necesita la Apostilla de La Haya?

La apostilla deberá emplearse para todo documento público que necesite tener validez en uno de los países firmantes del Convenio.

Para el caso de los documentos judiciales, que provengan de una autoridad o funcionario vinculado a una jurisdicción del Estado, será competente para añadir esta apostilla el Ministerio de Justicia o los Tribunales Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas.

Con respecto a los documentos notariales, habrá que acudir al Colegio de Notarios correspondiente.

Para expedientes académicos y certificados, estos documentos deberán ser sellados en primer lugar por el Ministerio de Educación, para luego ser llevados al Ministerio de Justicia que añadirá la apostilla de La Haya.

Por el contrario, los documentos que no necesitan la apostilla son los siguientes: los documentos expedidos por funcionarios diplomáticos o consulares, los documentos administrativos relacionados con una actividad comercial o aduanera, y los documentos sujetos a otro Convenio Internacional.

Cabe de igual forma destacar que antes de encargar una traducción jurada de uno de estos documentos, la apostilla deberá ser incorporada al documento por el interesado para que pueda ser traducida por el traductor jurado.

Aunque el Convenio de La Haya estipula que no es necesario realizar una traducción de la apostilla, en Traducciones Itrad, basados en nuestra experiencia, recomendamos hacerlo, como forma de evitar posibles problemas, ya que hay algunos consulados o embajadas que lo solicitan.

El equipo de traductores jurados de Traducciones Itrad le garantizará que su documento sea fielmente traducido y tenga validez legal en cualquiera de estos países integrantes del Convenio.

 Puede contactar con nosotros en info@itrad.es o visitar nuestra web https://www.traductoresjuradositrad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares